EL DIA DE LOS JUGUETES

Por : María Gabriela Sánchez (Versión Radial)

Madre: -¿Qué te pasa Camila? ¿Por qué esa cara tan triste?

Camila: -Estoy mal porque la seño me pidió que sacara fotos de los juguetes que más me gustaban cuando era chica y… ¡están todos rotos! Mi hermanito terminó de romper lo poco que me quedaba. Encima por la cuarentena no puedo ir a la casa de los abuelos…  seguro ellos me guardaron algunos. (Sonido de llanto)

Madre: – No llores hijita. Vamos Cami, levanta el ánimo.  Hablando de los abuelos… me acordé de un cuento muy lindo que el abuelo me contó cuando yo era casi de tu edad. ¿Querés que te lo cuente ahora?

Camila: – Si mami. Por favor Contame. (Sollozos)

Madre: -Había una vez una famosa juguetería que se llamaba: LA CASITA DE LOS JUEGOS ubicada en el centro de la ciudad. Era un negocio familiar que fue pasando de generación en generación. Ofrecía todo tipo de juguetes artesanales, con el lema siempre vigente de su primera dueña: “Lo que se hace de corazón, hace felices a otros corazones.”

Con el transcurso del tiempo, Sofía, la actual heredera de la juguetería, notó que casi nadie venía al negocio. Parecía que los niños y las niñas entusiasmados/as con juegos de PC y diversiones en pantallas ya no se interesaban en sus juguetes artesanales realizados con amor. Es más, había observado con tristeza que casi no jugaban con otros pares, las plazas estaban en silencio casi como ahora.

Muy apenada cerró el local. (Sonido de puerta cerrada) Secó algunas lágrimas y pidió ayuda desde lo más profundo de su ser.  (Sonido de latido de corazón) Nunca imaginó que El Mago de los Juguetes, escucharía su pedido… (Sonido de magia)

Ni bien se apagaron las luces… (Sonido) pasó algo maravilloso… (Música de misterio) las voces de los juguetes se comenzaron a escuchar…

 Cerdito Rosado: – ¿Viste que nos van a llevar a un galpón? –dijo casi en un susurro (Sonido de oink-oink)

Cerdito Blanco: – ¿De dónde sacaste eso? (Oink-oink)

Cerdito Rosado -La escuché hoy a Sofía hablando por teléfono. Casi nadie viene a esta tienda. Y todos los que llegan, miran un ratito y se van… (Expresó el cerdito rosa entre suspiros). (Sonido de suspiros y oink) 

Cerdito Blanco: – Preguntemos que piensa la cajita musical. (Sonido de música clásica)

Cajita Musical: -No quiero ir a un galpón de cosas sin uso, Yo quiero ir a la casa de una nena o nene que me quiera, me cuide y juegue conmigo. Que al abrir mi tapa escuche la bella música de mi corazón. (Sonido de caja de música)

Cerdito Blanco: – ¿Qué opinará el tren eléctrico?, consultémosle (sonido de tren)

Tren: Amigos, no podemos quedarnos quietos – ¡Tenemos que hacer algo urgente! – (expresó con decisión el tren eléctrico.) (Sonido de locomotora)

Madre: -Y ni bien terminara su frase el ruidoso tren, la juguetería se iluminó por completo.  Como por arte de magia, apareció el Mago de los Juguetes. (Sonido de magia)

Mago: -No se angustien mis amigos – les dijo con voz dulce- he venido para ayudarlos a sacar lo mejor de cada uno y cada una para que así esta bella juguetería recobre la alegría y pueda compartirla con cada niño y niña de la ciudad.

Voy a empezar con los Dinosaurios.

– ¿Dónde están los atrevidos Dinos?

Dinosaurios: – ¡Acá estamos! – dijeron los dinosaurios bien fuertes (rugidos)   Mago – ¿Y los Bebotes?

Bebotes: -Acá, acá estamos en nuestras cunitas– dijeron los bebotes- (voces de bebes)

Mago – No nos demoremos más ¡Todos a bailar!

(Tema musical animado)

Mago- ¡Muy bien mis bellos juguetes mágicos!  ¡Nunca se rindan! A ser felices por siempre. (Sonido de varita mágica)

Mago- ¡Ahora les toca a mis bellas y bellos Bailarines! (Música clásica) ¿Dónde están?

Bailarines y bailarinas: -Acá estamos, dentro de unas hermosas cajitas musicales. (Sonido de música clásica)

Mago: -Salgan rápido de allí y bailen conmigo.

(Tema musical animado)

Mago – ¡Excelente! A brillar con todo su ser en cada caja musical que los contenga. (Sonido de caja de música)

Madre: -Repasando los anaqueles, el Mago buscó a los robots que tímidos se escondían en un estante. (Sonidos de robots)

Mago: -¡Vengan conmigo robots! ¡Sin vergüenza! ¡Todos y todas a bailar como si estuvieran en el espacio!

Robots: No-so-tros- no-sa-be-mos- bai-lar (dijeron los y las robots con sus voces metálicas)

Mago: – No es así bellos robots. Cada quien baila a su estilo y allí reside la hermosura.

(Realizan la coreografía junto al Mago) (Música Starman – David Bowie)

Mago: -No los quiero ver más tristes.  Les prometo que seguirán acompañando los juegos de las niñas y los niños.

Robots: -Gra-cias que-ri-do Ma-go (Sonidos de robots).

Madre: -Y cuando ya creía que su tarea estaba lista y cada juguete había recobrado la confianza, el Mago se dio cuenta que Batman,  la Mujer Maravilla y varios autitos de carrera, estaban escondidos detrás de unas cajas. (Sonido de Batman, Mujer Maravilla y autos) Rápidamente fue a buscarlos y les dijo:

Mago: – ¡Hoy nadie se queda sin jugar!