ABECEDARIO HERMENÉUTICO DE LA LECTOESCRITURA

Galo Guerrero-Jiménez

Actividades críticas de lectura

Es necesario seguir insistiendo en la llamada pedagogía de la asociación lectora, como aquella que permite leer y escribir, desde “una pedagogía paralela, que combine medios viejos y nuevos, que trabaje el escrito tradicional en papel (comentario de poemas, redacción académica, artículo científico, monografía) y los géneros digitales (videoclip, fotolog, fanfic y narración multimodal)” (Casanny, 2012, p. 148). Esta pedagogía paralela, en la que intervienen dos generaciones: la de los adultos que se mueven muy bien en el ámbito del escrito tradicional, y la de los jóvenes, que desde los géneros digitales, pueden llegar a conformar esta asociación académico-lectora y de escritura para que cada generación   aporte lo que sabe, de manera que esta combinación  generacional y de soportes tradicional y virtual pueda llegar a explotar intelectual y humanísticamente ese bagaje informativo que existe en el texto impreso y en Internet no solo desde el ámbito de la comprensión literal e inferencial, sino esencialmente, desde la ideología de los discursos de manera crítico-valorativa.

Si es así, el aprendiz lector, de la mano del adulto en cuanto lector formado, podría llegar a inmiscuirse en actividades críticas de lectura, al menos bajo las siguientes consideraciones que plantea Zárate (2010) y que Casanny las recoge en su interesante libro impreso: En-línea. Leer y escribir en la red, a través de siete criterios que me permito reproducir:

tratar temas vivos y controvertidos del entorno del aprendiz. Incluir varias fuentes y puntos de vista (textos, autores, protagonistas, voces, citas). Fomentar el diálogo y el intercambio de puntos de vista entre los aprendices lectores. Hacer preguntas sobre las intenciones de los textos. Hacer preguntas abiertas y libres, sin orientaciones encubiertas o guías para responder. Distinguir el punto de vista del texto de la opinión del lector. Evaluar la validez y la fiabilidad de los argumentos que dan los textos. Analizar cómo están escritos los textos para construir la ideología que tienen. (2012, p. 138)

Trabajar así, críticamente, es pensar dos veces para que la lectura de documentos y la escritura que pueda generar el internauta en la red, no sea incipiente, sino para que le permita, más allá del dominio de los recursos técnicos de los medios digitales, construir un pensamiento elevado, respetando y valorando los diferentes

géneros discursivos y, ante todo, para crear una auténtica conciencia crítica y ética en la que el internauta comprenda que no está bien copiar y pegar información sin las correspondientes citas bibliográficas, por ejemplo. Que el internauta piense más bien que  leer y “escribir en la red es actualizar, postear, colgar, reaccionar y crear vínculos” (Casanny, 2012, p. 209) con la suficiente capacidad inventiva que el joven tiene; y el lector adulto, con la experiencia y sabiduría que tiene, asociativamente, es decir, paralelamente, -jóvenes y adultos- puedan crear  espacios en línea mediante blogs educativos  (edublog) o de cualquier tema, de manera colectiva: alumnos y profesor, padre y madre de familia e hijos, entre alumnos, entre amigos y entre personas de cualquier latitud del mundo, y de manera gratuita, puedan formular contenidos y elementos sonoro-visuales en los cuales opinen, compartan la información y la comenten críticamente utilizando varias denominaciones al mismo tiempo, si así lo prefieren: vídeo (videologs), fotografía (fotologs), vínculos (linklogs), e incluso intervenciones improvisadas a través de los tumblelog. 

 

Referencias bibliográficas

Cassany, D. (2012). En-línea. Leer y escribir en la red. Barcelona: Anagrama.